Cómo mejorar la calidad de tus impresiones

mejorar calidad impresiones

Las fotocopiadoras que puedes encontrar en el mercado hoy día están preparadas para ser conectadas de forma remota con móviles o tablets. Pero esto no garantiza que la resolución de tus documentos o imágenes vayan a ser perfectas por muy bien que las veas en ese momento, piensa que en tu tablet o teléfono la pantalla es necesariamente más pequeña que la hoja que vas a imprimir. Por lo que tendrás que tener en cuenta que los píxeles sean los adecuados a la hora de imprimir para que la calidad sea la deseada. Como es lógico, también te harás la pregunta clave, ¿offset o digital? Las diferencias entre la impresión offset y digital dependerán de tus necesidades.

Es aconsejable que consultes con la empresa, ante cualquier duda, así podrás tomar la decisión más acertada y podrás configurar correctamente tu nueva fotocopiadora. Los modelos más novedosos cuentan con sistemas de gobierno muy sutiles que pueden ser dirigidos a través del panel de control de la misma impresora.

Factores que influyen en la calidad de la imagen
El brillo, el contraste y el enfoque principalmente, pero hay una característica fundamental que no debes olvidar para que la resolución de tu fotografía tenga la calidad óptima buscada con el tamaño preciso, esta es la resolución.

Básicamente partimos de la idea de que cuanto mayor sea la resolución de la imagen, mejor calidad observará esta y más similitud tendrá con la imagen que ves en el ordenador. Pero, cuidado, los resultados pueden ser no tan impecables como esperabas, poca o excesiva resolución cambian enteramente la edición final. En consecuencia, lo que debes saber es qué resolución es la idónea para poder ver la imagen con la calidad y el tamaño querido.

La mejor impresión
Quizás no seas un profesional del diseño gráfico ni un experto en nuevas tecnologías, pero seguro que sí sabes reconocer un trabajo correcto y bien presentado, o un documento adecuadamente impreso, y por supuesto, cuándo la calidad de la muestra es exquisita o cuándo es mediocre.

Para conseguir la calidad pretendida has de asegurarte de que tu documento cumple con ciertos parámetros. Tenemos tendencia a copiar fotos de Internet o gráficos de tablas sin apenas dedicar tiempo a escoger la que más pixeles tenga. Vigila este hecho y evita que las imágenes salgan de tu impresora imprecisas y pixeladas. El consejo es que, inicialmente, posean más de 300 píxeles.

Es necesario que la configuración de tu fotocopiadora esté definida para trabajar con la más alta calidad. Por suerte quedan lejos ya los tiempos en que las impresiones salían con rayas y puntos de tinta que afeaban el trabajo final, al tiempo que consumían demasiada tinta innecesariamente.

Existen patrones tales como usar 300ppp para impresión y 72ppp si es digital de gran tamaño. Las fotografías a color varían entre 250ppp y 400ppp. En escala de grises entre 300ppp y 600ppp. Digital y prendas para transfer usa algo menos, 200ppp a tamaño real. Si trabajas cartelería de gran formato, 100ppp. Imágenes en internet, 72ppp. En cualquier caso, para hacer un trabajo con distintas aplicaciones utiliza por defecto la mayor resolución requerida.

The following two tabs change content below.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *