La Robofilia o el sexo con robots convertido en realidad

robofilia

Desde que, hace ya algunos meses, empezaran a comercializarse las primeras gafas de realidad virtual, la producción y venta de películas pornográficas para este nuevo formato no ha cesado de aumentar. Y esto solo es el comienzo, un pequeño avance de algo que irá mucho más allá y estará destinado a convertirse en una realidad cotidiana.

La robofilia

El próximo paso será el sexo con robots, cuya práctica se convertirá en una de las filias más extendidas de un cercano futuro. Imagina que pudieras disponer a tu antojo de un robot que cumpliera sin rechistar tus más íntimas fantasías y al que nunca le doliera la cabeza y del que tuvieras la certeza que nunca podría sufrir un gatillazo; cuyo aguante en la cama estuviera a prueba de bomba, así como sus increíbles prestaciones, capaces de satisfacer a los usuarios más exigentes.
Imagina además que pudieras incluirlo como tercer elemento de la pareja y/o como ayudante del sexo practicado en grupo.

Pues deja de imaginar, porque ya es casi una realidad. Al menos una realidad que está siendo diseñada para ser tangible a lo largo de las próximas décadas. Algo que, según los expertos, se convertirá algún día en cotidiano.

A priori suena muy prometedor, pero no todo será de color de rosa…

Si bien es seguro que los robots nos harán la vida más placentera, no lo es menos que su existencia traerá consigo consecuencias negativas.

Según los psicólogos, la robofilia podría llegar a convertirse en una mórbida y enfermiza dependencia que abarcará no solo la dimensión sexual, sino también el plano emocional; pues hablamos de máquinas capaces de interactuar no sólo física, sino también intelectual y emocionalmente.

Y además, a pesar de sus ventajas, un robot nunca podrá proporcionarnos el placer, la calidez, la complicidad y la pasión que obtendríamos con una persona de carne y hueso.

sexy

Escorts

Por eso y, afortunadamente, cuando tengamos la necesidad de una grata compañía, siempre tendremos la opción de estar con personas reales y sentir sensaciones únicas e inimitables, como las que proporcionan las escorts en Bilbao de carne y hueso, imposibles de ser emuladas por ningún robot, presente o futuro.

Ahora bien, nadie pone en duda que los robots llegarán a formar parte de nuestra vida, no solo como máquinas o juguetes de placer, sino también como inestimables operarios y ayudantes en las labores de riesgo, del hogar, de tutoría y educación de los niños, en los cuidados de personas mayores o impedidas, agentes de seguridad y un interminable etcétera. Todo ello sin riesgo para la vida o la salud del robot (puesto que no tiene) y con la práctica opción de poder ser reparados en caso de accidente.

Pero no olvidemos que los humanos somos seres interdependientes por naturaleza y que nuestra felicidad depende, en no poca medida, de compartir las experiencias de la vida con nuestros semejantes.

Por todo ello, y aunque puedan llegar a convertirse en nuestros mejores aliados, los robots nunca serán capaces de reemplazar a las personas.

The following two tabs change content below.

Jetready.es

Blog tecnológico actual, informamos sobre las nuevas tecnologías del momento: móviles, ordenadores, tablets, aplicaciones y mucho más... descubre como cambia el mundo al instante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *