¿Por qué son tan necesarias las vacaciones para no volvernos locos?

trastorno-toc

Vivimos en una sociedad en la que se valoran el esfuerzo constante y la presión para ser siempre los primeros, cumplir todos los plazos, estar siempre atentos del reloj y trabajar con la máxima productividad posible.

Todo eso quizá esté muy bien para mantener una jornada laboral intensa y crearnos un buen perfil profesional. Pero conviene no sobrepasar los horarios razonables, no dejar que el trabajo invada todo nuestro día y descansar cuando debemos hacerlo. Y, en las vacaciones, más.

Las vacaciones, una necesidad

Las vacaciones no son un capricho ni una pérdida de tiempo. No solo son un derecho, sino que también son una necesidad, ya que necesitamos descanso. Y no es suficiente con el descanso del fin de semana. La acumulación del cansancio, del estrés y de las preocupaciones pasa factura física y mental. Las vacaciones nos dan la oportunidad para apartar todo eso durante varios días.

¿Por qué tu cerebro necesita unas vacaciones?

El exceso de trabajo provoca estrés y el estrés tiene efectos negativos para la salud. No te engañes: más trabajo, tensión e intensidad no incrementarán tu productividad a medio y largo plazo. Comprobamos que el trabajo se convierte en lo más importante, aquello en lo que más energía e interés ponemos. En algunos casos, se llega a la adicción al trabajo y cuadros de obsesión, como el trastorno TOC y otros problemas psicológicos.

Pero tampoco hace falta apelar al exceso de trabajo. Una persona normal, con jornadas laborales razonables y sin estrés acusado, también necesita vacaciones.

Sin el adecuado descanso, tu cerebro, simplemente, se satura, deja de funcionar correctamente y bajas tu rendimiento. Además, decrece tu capacidad creativa, por sobreexposición a los mismos estímulos. Cuando estás trabajando, te concentras en ciertos aspectos y nada más y, si alargas las horas y semanas, ya no tienes tiempo de asimilación de nuevos conceptos, ideas y soluciones.

El estrés es un estado de alerta. Tu cuerpo reacciona a esa situación de alarma segregando ciertas hormonas que te mantienen alerta, con ansiedad y tensión. Eso está muy bien si nos persigue una fiera o tenemos que esquivar una maceta que cae de un balcón. Pero tanta presión, tanta adrenalina día tras día, acaba pasando factura al cerebro y provoca enfermedades crónicas. Las neuronas mueren con el estrés y son irrecuperables.

Las ventajas de las vacaciones

Asegurémonos de que nuestras vacaciones lo son de verdad. Desconectemos todo lo posible, dejemos atrás el trabajo y centrémonos en apagar esa sensación de actividad continua. Se reducen el estrés y la ansiedad y el cerebro se relaja, pero, al mismo tiempo, se «abre» a otros estímulos. Está demostrado que, después de las vacaciones, se incrementan la creatividad, concentración y capacidad de tomar mejores decisiones. Reducir la ansiedad y el estado de alerta nos relaja y nos hace más felices.

Todos estos beneficios en el funcionamiento del cerebro hacen que, en la vuelta al trabajo, estemos más frescos y receptivos y seamos más productivos. En realidad, lo que te hace rendir más no es hacer más horas con mayor intensidad. Es el buen descanso.

The following two tabs change content below.

Jetready.es

Blog tecnológico actual, informamos sobre las nuevas tecnologías del momento: móviles, ordenadores, tablets, aplicaciones y mucho más... descubre como cambia el mundo al instante.

Latest posts by Jetready.es (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *